Para ello se le propone su regulación, implicando a las Consejerías con competencias, Agricultura y Sanidad, prestando toda la colaboración necesaria de la Administración Local

El ayuntamiento de Cieza aprobó en el pleno ordinario celebrado este jueves instar a la Comunidad Autónoma a que establezca los mecanismos y medidas necesarias para regularizar las quemas de rastrojos agrícolas que se realizan en los alrededores de la ciudad y que cada año son motivo de quejas por parte de los vecinos cuando llega el frío.

Todos los grupos municipales estuvieron de acuerdo en que las quemas son muy molestas y perjudiciales para los vecinos que año tras año tienen que soportar los efectos del humo, ya que afectan a la calidad del aire, motivo por el cual el concejal de agricultura, Antonio Moya, quiso remarcar que la responsabilidad es de la Comunidad Autónoma, que es quien tiene las competencias en la materia.

Añadió que cada una de las administraciones debe asumir sus competencias y no evadir sus responsabilidades, pero que no obstante, y al objeto de trabajar codo con codo con la administración regional en buscar una solución a este problema, hará llegar en breve a la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente, y en concreto a la Dirección General de Calidad Ambiental, el borrador del proyecto para establecer un punto limpio para restos de poda y rastrojos.

El punto limpio está incluido dentro de la alegación que ya ha sido estimada a este Ayuntamiento al Plan de Residuos de la Región de Murcia 2014-2020, y en el que se viene trabajando desde la Concejalía de Medio Ambiente, y el cual recoge los terrenos municipales que desde el ayuntamiento están dispuestos a prestar, los aperos necesarios para su tratamiento, la instalación de contenedores tanto en la huerta baja como en puntos estratégicos en campo, la colocación de paneles informativos, y la correspondiente/s campaña de información y concienciación.
Además Moya expresó la necesidad de consensuar un nuevo modelo de Autorización para quemas de rastrojos, mientras que desde la administración regional se sigan concediendo estos permisos, y establecer un código de buenas prácticas que recoja ciertas condiciones, como por ejemplo un máximo de permisos por día o en los lugares cercanos a centros de enseñanza y centros de salud dar los permisos en horarios de tarde, así como no autorizarlas cuando esté el tiempo cerrado o con niebla, y finalmente establecer un régimen sancionador en el caso de incumplir este código.

La propuesta presentada por el concejal de Ciudadanos, Oscar Verdejo, fue secundada por todos los grupos municipales, aunque la representante del PP, Maria Dolores Hortelano justificó estas prácticas agrícolas, aludiendo que el Ayuntamiento debe establecer una serie de puntos limpios para deshacerse de los rastrojos.

Por todo esto, el Ayuntamiento ha aprobado solicitar además a la consejería de Sanidad que se dirija a la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente, y también al ayuntamiento de Cieza, para proponerles el desarrollo coordinado de medidas urgentes

Un problema en dos fases

Las nubes de humo acompañan el paisaje de Cieza desde el primer momento en que se deja notar el frío, normalmente a finales de octubre, aunque este año se ha retrasado un poco por las altas temperaturas, comenzando entonces la quema de residuos, como podas y rastrojos.

Posteriormente, y una vez que empiezan a verse los primeros brotes de flor, durante los meses de febrero y marzo, comienza la quema de alpacas de paja como método de lucha contra las heladas

La pasada campaña se mantuvo una reunión con la Consejera para intentar coordinar actuaciones

El pasado mes de febrero, el alcalde de Cieza, Pascual Lucas, acompañado por el concejal de Agricultura, Antonio Moya, y junto con al técnico municipal de Medio Ambiente y de la comisión del Consejo Local Agrario mantuvieron una extensa reunión en la Consejería de Agricultura con su titular, Adela Martínez-Cachá, así como con la directora general de Agricultura, la de Calidad Ambiental, el director general de Salud Pública y diversos jefes de servicio.

En dicha reunión los representantes municipales transmitieron a los de la Comunidad todas las medidas que debían adoptarse por parte de la Comunidad Autónoma referidas a los permisos para las quemas, así como el código de buenas prácticas y las alegaciones aludidas anteriormente respecto al punto limpio en Cieza dentro del Plan de gestión de Residuos, para lo que la Administración Local prestó toda su colaboración.

Por parte de la Administración Local se puso ya entonces (y se continuará este año) con el calendario de actuaciones en cuanto a protocolos de información, destinados sobre todo hacia la población más vulnerable, cuando se produzcan episodios de quemas; protocolos que incluyen carteles informativos y reuniones del Consejo Escolar Local con centros de salud, hospital, policía, 112, etc.